Ir al contenido principal

Lo emocional

Me gusta pensar que todos tenemos una receta imposible, una puntual que nos cuesta, que nos llena de frustración, que nos desafía y nos gana, vez tras vez. Quizás escribo “todos” para no sentirme tan paria ante mis fracasos consecutivos, para meternos "a todos" en una misma bolsa. Como si existiera una ley universal metafísica y gastronómica: por más cocinero que seas, esta receta te va a salir mal.

Esa receta fue para mí, durante mucho tiempo, el pan.

No podría contabilizar la cantidad de panes que he tirado a la basura, pero sin dudas no me alcanzarían los dedos de las manos. La decepción al ver que no leudaba nunca, el capricho de ponerlo igual en el horno, la rabia al cortarlo y verlo todo apelmazado. Insistía sin humildad, con empeño, con odio, con desprecio, con ferocidad, con saña, como dice Leila Guerriero en ese texto magistral que se llama precisamente Amasar el pan. Pero nada.

Alguna vez estuve a punto de tirar la toalla, de dejar de intentarlo. De condenarme para siempre a comprar el pan en Merci, la panadería francesa del barrio ubicada en el Mercado de San Telmo. Pero la terquedad hizo lo suyo y una mañana, después de muchos años de derrotas, la magia sucedió, y el pan entonces salió perfecto, esponjoso, con la corteza justa, con el color deseado, y un aroma (según mi marido, ya he dicho que yo no huelo) celestial.

Fueron muchos años de culpar al horno, a la levadura, a la sal, a la cantidad de líquido, a mis brazos debiluchos, a quienes escribieron las distintas recetas con pésimas instrucciones. Y algo de razón tenía.

Es importantísima la relación entre la temperatura del agua y la levadura, ahí inicia todo, eso definirá si el pan crecerá o no crecerá, en los primeros minutos de la preparación podemos o no tener esperanzas sobre nuestro pan. Como el primer beso en una relación amorosa donde uno sabe si la cosa caminará o no. Por supuesto a veces la obstinación se hace presente y encaramos lo imposible, ignorando todas las alarmas. Pero esa es la primera clave y fueron tantas las ocasiones en que quemé la levadura. Si el agua está muy caliente, no activa, si está muy fría, tampoco. Es cierto que también es elemental el amasado, hay que amasar el pan como si no fuera a hacerse nada, nunca más, después, sigue Leila, que siempre tiene razón.

Descubrí estos trucos bastante más tarde de lo que hubiera querido, y pese a tener ya unos cuantos panes gloriosos en mi haber, a veces, sigue fallando.

¿Pero por qué, Dios mío? ¿qué karma es este?

Hasta que entendí. Entendí que hay algo respecto al amasado del pan que ninguna receta indica, algo intangible, pero absolutamente cierto e indispensable. El ingrediente secreto, el más codiciado, el que no se puede comprar es la armonía entre el estado emocional de quien amasa el pan y el pan.

Si estoy triste, preocupada, enojada, desbordada de pensamientos, si hay una pizca de desgano, ninguna canción que conmueva, si hace días que no escribo un buen poema, si no hay flores en la casa, si dormí mal, si estoy esperando un llamado importante, si hace demasiado tiempo que no llueve entonces no, yo no debo amasar el pan.

Amasaré el pan siempre que haya un día sereno por delante, lo amasaré sin excepción bien temprano en la mañana, iniciaré la lectura de un libro o escribiré una carta a un buen amigo mientras espero que leude mi pan. Estaré en silencio. Beberé café. Amasaré los días en que me sienta bella, poderosa, iluminada. Así, sólo así, saldrá bien mi pan.

Las emociones son un ingrediente más en las recetas. Miren Como agua para chocolate si no me creen. No es sencillo pesar las emociones, ver en qué momento de la preparación las colocamos para que no haya errores. A veces, pasa. Porque las emociones todos lo sabemos no son algo estable. Puede ocurrir que se comience a amasar en un estado y se termine en otro. Pero si uno está atento y practica mucho desarrollará cierta intuición al respecto.

Yo hoy sé perfectamente cuando no es un buen día para amasar el pan. Cuando es mejor cruzar a Merci y comprar una hogaza. Admiro a los panaderos que hacen pan todos los días, y todos los días les sale bien. Envidio sus vidas en constante alegría, el manejo exquisito y puntilloso de sus corazones.






 

 

 

  

 

   

 

Comentarios

  1. Exquisito texto, Mariana!!! Cómo me gustaría escucharlo y a la vez, estar comiendo una rodaja de ese pan. ¡Que vengan esos días!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Adriana =) siempre acá leyendo y dando ánimos. ¡Que vengan esos días! Te abrazo

      Eliminar
  2. Hermoso texto que describe tal cual la relación entre las emociones y las recetas aunque tengan todas las instrucciones minuciosas... también elijo qué día y lugar amasar y cual no, pero lo importante no dejar de intentarlo. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que pasa por conocernos a nosotros mismos, el primer timming que hay que medir es el interno. Gracias por leerme. =)

      Eliminar
  3. Hacer el pan.pensando en el primer beso. Por muchos panes en tu vida, Marian querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra linda, como si fuera un primer beso, todas las veces. Te abrazo. Gracias por leerme.

      Eliminar
  4. Me encantó. Es cierto que hay algo de poner la mente en lo que uno hace, y con la mente va el estado emocional (porque a fin de cuentas, todo está en el cerebro). A mi me pasa que si tengo la cabeza (y asumo que las emociones) en otro lado, me corto. Es innegable. El otro día, hasta me corté dos veces el mismo día, cortando cebolla y después con el queso. Ahí entendí que ese día, sólo estaba para comer la picada. Me parece valioso y positivo entender esa separación de dónde está el cuerpo y dónde la cabeza; saber que tal vez sólo no sea el momento de ciertas cosas y es cuestión de saber esperar, con paciencia, a que llegue el momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así tal cual lo describís, Lucas. En la escritura un poco pasa lo mismo, sólo que es menos peligrosa, no corta (¿es menos peligrosa? ¿no corta?) no lo sé realmente. A veces sí. Pero hay días en que uno está para comer nada más, y hay que asumirlo, hay que preservarse y preservar esos momentos de disfrute que debieran ser amasar el pan o preparar una picada. Te abrazo =)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Comí

Cada vez me peleo más con la idea de “escritor favorito”, como si tener un escritor favorito fuera algo definitivo, cerrado, para siempre. Mi escritor favorito es Fulanito de tal y nadie más en el mundo habrá que me haga sentir lo que me hacen sentir sus textos . Nadie más habrá. Que nadie más escriba nada, entonces. ¿Para qué seguir leyendo? Mas bien creo que en la vida uno tiene muchos escritores favoritos, que van cambiando, suben y bajan en los top ten personales según la edad que tengamos y lo que nos esté aconteciendo al momento de leerlos. Sin embargo, hay escritores que para mí entran en otra categoría. Y a no se trata de calificarlos como más o menos favoritos, eso sería demasiado simplista. Son escritores que atraviesan todo. Se meten en nuestra vida de una manera rotunda, son como familiares a los que no vemos en persona pero visitamos mucho más seguido que a ciertos familiares a quienes sí vemos en persona. Tenemos con ellos conversaciones mucho más interesantes que con ci

La tradición

Tradiciones gastronómicas en nuestro país hay a rabiar. La tradición es algo que heredamos y que forma parte de nuestra identidad. La palabra tradición coquetea con la palabra costumbre, es cierto, pero los sinónimos no existen. La tradición pesa como un yunque. Todos somos conservadores cuando hablamos de tradición. Pero quitémosle la carga negativa al término. A la tradición hay que elegir conservarla. Conservar es cuidar algo, atesorarlo, guardarlo en cierta forma para dárselo a otro. Ese otro, aunque esté demás aclararlo, no necesariamente tiene por qué ser un hijo. Ese otro, además, debe tener deseo de recibirla. De esas ganas dependen la continuidad de las tradiciones. ¿Pasta o carne los domingos? Depende en la familia que hayas nacido. Yo vengo de una familia carnívora, casi caníbal. Hace rato que dejé de almorzar con mis padres todos los domingos pero, cuando ocurre, no pregunto qué habrá de almorzar, lo sé de antemano.   La tradición en algún punto tranquiliza, otorga certe